Medio de transporte y conservación de virus: BIOCOMMA

Si buscas un medio de transporte y conservación de virus, la empresa BIOCOMMA tiene la solución. Un producto que en Durviz ponemos a tu alcance y que te resolverá muchos de los problemas de infraestructura y distribución de tu laboratorio. Para que puedas relacionarte con él hemos redactado este artículo en el que te exponemos las principales características de este producto.

Medio de transporte y conservación de virus: la propuesta de BIOCOMMA

La empresa BIOCOMMA ha diseñado una solución que permite inactivar cualquier muestra de virus a tiempo para evitar que se infecte por aerosol. También es un producto que protege al ARN de la degradación.

Sus componentes principales son: HBSS, glicerina y sales de guanidina.

Se trata de un producto que es aplicable para la recolección y el transporte de muestras de: gripe clínica, gripe aviar, HFMD, sarampión y otras muestras de virus así como micoplasma, ureaplasma y clamidia. Aunque  también se puede emplear con otras muestras.

Con este medio de transporte, además, se puede realizar dos tipos de muestreo: Hisopo nasal o torunda de garganta. Nosotros escogeremos en más adecuado.

Con este medio de transporte, además, se puede realizar dos tipos de muestreo: Hisopo nasal o torunda de garganta.

BIOCOMMA: Funcionamiento

El funcionamiento de esta propuesta de BIOCOMMA es muy sencillo e intuitivo. Basta con que se sigan los siguientes pasos para que nuestras muestras de laboratorio queden perfectamente resguardadas de cualquier posible contaminación. Son las siguientes:

  1. Escribir la información de la muestra en la etiqueta antes de la toma de muestras.
  2. Según el propósito del análisis, hay que utilizar el hisopo de una manera u otra para recoger muestras de las partes correspondientes. Para ello basta con que pongamos el hisopo en la solución de conservación inmediatamente después de la toma de muestras, rompamos la varilla del hisopo y cerremos la tapa firmemente. Eso sí, hay que tener cuidado con posibles problemas que puedan aparecer al manipularlo. Por ejemplo, el producto es un líquido incoloro, transparente. Si las propiedades cambian, por ejemplo se vuelve de color amarillo, debe desecharse. También hay que tener en cuenta que el líquido en el tubo de muestreo es el medio para el transporte. El hisopo no puede ser sumergido antes de la toma de muestras.
  3. Una vez que se hayan tomado las muestras que queremos analizar hay que transportarlas hasta el laboratorio en un plazo de 2 días laborables después de su recogida. Para hacerlo adecuadamente, la temperatura de almacenamiento debe ser de 2-8 °C. En caso de que no se pueda realizar, hay que conservar las muestras a -70 °C o menos; y asegurarse de que las muestras se entregan al laboratorio en una semana. Hay que evitar los ciclos repetidos de congelación-descongelación.

Con una excepción que hay que tener en cuenta: las muestras utilizadas para el aislamiento de virus y la detección de ácido nucleico deben ser procesadas lo antes posible.

 

Transporte de Biocomma: Indicaciones

Como todo producto para laboratorio, se  ha concebido para un objetivo concreto. De ahí que tenga unas indicaciones concretas. Algunas de las más destacadas son las siguientes:

  1. No es un producto apto para uso interno o externo en seres humanos o en animales.
  2. Debe manipularse con cuidado ya que puede causar eventos graves si se ingiere; es irritante para los ojos y la piel. Si accidentalmente se salpicara en los ojos, hay que enjuagar con agua. También es recomendable mantenerse la ventilación durante su uso para evitar posibles intoxicaciones.
  3. Los residuos de la solución de recogida de muestras deben ser esterilizados.

Con todo ello, el medio de transporte y conservación de BIOCOMMA funcionará perfectamente y permitirá que realicemos nuestro trabajo de manera más eficaz y con un menor margen de error en los resultados. Si lo quieres tener en tu espacio de trabajo contacta con nosotros y te indicaremos al respecto.